Enlace a bio

Enlace a obras

domingo, 29 de marzo de 2015


El 21 de abril, El ejército de Dios estará en el Club de Lectura CEU


El enlace, aquí


Presentaciones de El ejército de Dios en Valencia

El bautismo de El ejército de Dios tuvo lugar en L'Iber, museo de los soldaditos de plomo, el 12 de marzo de 2015. Lucía Luengo, Alejandro Noguera Santiago Posteguillo me acompañaron en la presentación, y las mesnadas de El mercader de Valencia y Aliger Ferrum montaron guardia para vigillar que todo saliera como estaba previsto. Y salió, salió.

Fotos de Pilar Albelda

El 27 de marzo, pasado el intermedio fallero, hubo presentación-tertulia en Wayco-Bibliocafé, conducida por Antonio Penadés y presentada por José Luis Rodríguez. Gran participación del público y ambiente distentido. Y temas tangenciales de los que charlamos con amplitud: erotismo en la literatura, rigor histórico versus carga dramática, conquista y reconquista, fanatismos antiguos y modernos...

Fotos de Sergio Aguilar y José Luis Rodríguez

Entrevista en el programa MOMENTOS

«La novela histórica, un género que ha estado y está de moda. Porque el pasado, aunque parezca una contradicción, siempre va a estar de moda.» 


sábado, 28 de marzo de 2015

Entrevista en la Revista MUFACE

Después de unos años en que la moda estuvo a punto de estragar el paladar menos exigente, la novela histórica parece haber entrado en una nueva etapa, caracterizada por una producción menor de títulos pero de mayor calidad. Autores como Santiago Posteguillo o Jesús Sánchez Adalid están dignificando un género que llegó a estar demasiado manoseado. A ese grupo pertenece también Sebastián Roa, autor de títulos como Venganza de sangre o La loba de al-Ándalus...




viernes, 27 de marzo de 2015

Conferencia en el Instituto Luis Vives




Charla sobre la guerra medieval. De nuevo el ejemplo de la batalla de Muret sirvió para ilustrar el modelo bélico de los siglos XII y XIII.



domingo, 22 de marzo de 2015

Retales del pasado, antología solidaria de relatos históricos

Retales del pasado es una antología que nace con espíritu solidario. Diecinueve relatos históricos que abarcan diversos momentos y lugares. Diecinueve autores que pretenden poner su granito de arena; paliar, aunque solo sea un poco, el abandono institucional que sufre la cultura española. Un recorrido de miles de años de la mano de novelistas con reconocida trayectoria en el género, que unen fuerzas e ilusión en un proyecto cuyos beneficios irán a parar a la Biblioteca Viva de al-Ándalus, entidad dedicada al cuidado y proyección de nuestro patrimonio.

¿La lista de autores? Ahí va:

Carla Montero
Carlos Aurensanz
Carolina Molina
Concepción Perea
Francisco Narla
Javier Negrete
Javier Pellicer
José de Cora
Mado Martínez
Magdalena Lasala
Manuel Sánchez-Sevilla
María Pilar Queralt del Hierro
Miguel Aceytuno
Nerea Riesco
Olalla García
Ramón Muñoz
Ricard Ibáñez
Sebastián Roa
Teo Palacios

Sus aportaciones son pedazos de historia y de ficción que, unidos en el presente, conforman un telar multicolor en el que rigor y dramatismo se combinan para recordarnos lo que fuimos. Los que somos. Lo que podemos ser. Líderes imbatidos que pretenden domar la naturaleza, marinos mercantes en tiempos de guerra, frailes rebeldes que buscan la luz en la oscuridad, caudillos íberos en lucha contra el invasor, víctimas del terror revolucionario, usureros medievales que encuentran la horma de su zapato, archiveros al rescate del pasado, genios renacentistas, aristócratas persas, pilotos de caza, califas cordobeses, titanes asiáticos, judíos sevillanos, poetisas de Lesbos, princesas egipcias, esclavas capaces de atemorizar a los poderosos, damas que luchan por el voto femenino, que conquistan territorios exóticos o se alzan contra los viejos cánones. Retales del pasado para ayudar en el presente.



Retales del pasado saldrá a la luz el próximo 27 de abril de mano de la editorial Pàmies. Para saber más: 






domingo, 15 de marzo de 2015

El ejército de Dios en ABC

La referencia parece inevitable. También la pregunta. ¿Para qué hurgar en los rincones más escondidos de la imaginación cuando el propio pasado ofrece un vasto y riquísimo abanico de posibilidades? «A nosotros no nos hacen falta dragones, ni zombies ni muros. Lo tenemos todo aquí y al alcance de la mano. Con personajes como Pedro de Castro o Urraca López de Haro, no necesitamos inventarnos a Robb Stark», sostiene Sebastián Roa...




miércoles, 11 de marzo de 2015

El ejército de Dios en El Periódico

No hace falta inventarse un mundo imaginario como el de George R. R. Martin para crear una saga de miles de páginas con reinos enfrentados, intrigas feudales, casas señoriales que cambian de bando sin ningún escrúpulo, bellezas que no tienen nada de dama virginal y combates relatados a base de sangre, barro y choque de metales. La historia medieval ofrece un material inacabable y Sebastián Roa lo está aprovechando a fondo en la trilogía sobre el periodo almohade, el fanático movimiento surgido de las montañas del Atlas que durante casi 70 años detuvo en seco el avance de los reinos cristianos en la Península...



domingo, 8 de marzo de 2015

El ejército de Dios en Diario de León

«Los almohades eran fanáticos integristas musulmanes que consiguieron parar la reconquista aprovechando la división de los cristianos, un momento de la historia que me interesaba mucho por los conflictos sociales, políticos y religiosos que se viven en el siglo XII», ha explicado el autor a Efe en una entrevista...



Los nuestros

Estoy un poco alucinado con las reacciones que ha provocado el comienzo de la miniserie Los nuestros. Las relaciones tormentosas entre los personajes, su forma de manejar el armamento o algunos fallos técnicos han puesto en pie de guerra a quienes precisamente se encargan de eso: de la guerra.



Hasta ahora, cuando aparecían militares en producciones audiovisuales españolas —al menos de ficción—, no solían quedar muy bien parados. La pose oficial en España es despreciar al ejército, poner de relieve los casos de corrupción, minimizar su labor internacional, conectar siempre el presente con un pasado sórdido —aunque no tengan gran cosa que ver— y sobre todo hacer que prevalezca el pacifismo de escaparate. Y los realizadores españoles no se han salido mucho de esta línea. El militar español actual, cuando resulta retratado en una película o una serie, es por sistema un tipo necio, tendente al despliegue gratuito de violencia con los débiles, sumiso con los fuertes, de ideas totalitarias, hipócrita, vicioso y, en general, un facha de libro. Muy pocas veces, por no decir ninguna, he visto que esta imagen estereotipada despierte rechazo entre los militares. Parece que asumen que la sociedad se quiera desconectar de ellos, y se resignan mientras siguen a lo suyo.

Ahora llega una serie que deja de lado todos esos prejuicios, y se monta la marimorena. Pocos se dan cuenta de que se trata de ficción, y de que una ficción no es un documental. Que la serie, para que funcione, necesita una trama y unos personajes; y que las historias cotidianas en los cuarteles y las misiones, o los militares auténticos, los de verdad, no servirían para que una ficción televisiva cuajase. La carga dramática es necesaria, y solo funciona con conflictos. Conflictos entre los personajes, cuanto más cargados emocionalmente, mejor; porque se trata de reflexionar sobre la naturaleza humana, no sobre el calibre de las armas o la adecuación de la serie a las ordenanzas militares. No es algo que solo se precise aquí. Mirar a otras experiencias nos lo confirmará. ¿O acaso Jack Nicholson no ha de ordenar el código rojo? ¿Debe Gene Hackman abstenerse de su chulería cabronoide en Crimson Tide? ¿O no pueden los marinos del USS Dallas admirar a Sean Connery en La caza del Octubre Rojo? Tres referencias a películas norteamericanas y ¿percibimos que la sociedad estadounidense desprecie a sus fuerzas armadas como hace la sociedad española?

Lo militar es siempre una buena excusa para narrar, tanto visual como literariamente. Las acciones de guerra proveen de un contexto emocionante, donde los sentimientos y las acciones llegan a extremos de forma verosímil. Esto es algo que se sabe desde Homero. Y en España ya padecemos suficientes complejos como para privarnos más tiempo de esta faceta. Tenemos buenos actores, directores con ideas y ganas de desarrollar nuestra capacidad de ficcionar. Y últimamente se están haciendo cosas muy interesantes. ¿Por qué cortar la racha?


Creo que Los nuestros es una buena serie, al menos tal como la he visto hasta ahora. Y creo que viene muy bien a nuestras fuerzas armadas. Creo que hay que verla sin complejos y sin esperar lecciones de teoría bélica, porque su función no es esa. Y creo que los militares, si quieren recuperar el terreno que les han quitado injustamente, no han de tirar piedras sobre su propio tejado. Corren el riesgo de que los manden a escaparrar —como dicen en mi tierra— y los productores se piensen mejor en qué invertir su dinero.

sábado, 7 de marzo de 2015

El ejército de Dios en La Vanguardia

Roa, que ha sido avalado por dos especialistas del género como Santiago Posteguillo y José Luis Corral, acaba de publicar el segundo volumen de la trilogía, El ejército de Dios (Ediciones B), que se sitúa en el año 1174, cuando el imperio almohade, fortalecido tras someter todo al-Ándalus, se dispone a lanzar sus inmensos ejércitos sobre los divididos reinos cristianos...



lunes, 2 de marzo de 2015

Artículo en La aventura de la Historia

Mi artículo en la sección MI HÉROE, de La aventura de la historia, en el número de marzo. Aquí está Ibn Sanadid, personaje histórico de El ejército de Dios, noble, estratega y guerrero andalusí. Y con la ilustración de Carles Demiguel para la galería de personajes de la novela.



El ejército de Dios en CULTURAMAS

Por fin llega a las librerías la nueva novela de Sebastián Roa. El ejército de Dios (Ediciones B, 2015) es una novela histórica de altura y bien documentada que combina rigor informativo y aventuras verdaderamente trepidantes. Aunar literatura y entretenimiento se hace clave en una novela que ambientada a principios del siglo XII recrea la feroz lucha de los ejércitos almohades desde al-Ándalus por evitar la Reconquista cristiana de los reinos del norte, y aún más, por recuperar todo el territorio de una península en la que llevan más de cuatrocientos años. Avalado por firmas tan solventes como Santiago Posteguillo o José Luis Corral...