Enlace a bio

Enlace a obras

martes, 27 de noviembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA en Todo Literatura


"Novela histórica, coral, de aventuras. ¿Qué género prefiere que quede en la mente del lector?
\"Enemigos de Esparta\" es una novela clásica, con una sola trama y un solo protagonista. Y aventuras no faltan, ni mucho menos. La etiqueta de histórica me da cada vez más repelús por la tergiversación del adjetivo: por el daño que ha hecho componente literario del género. Yo animo al lector a que se despoje de prejuicios y se deje caer en el universo de la novela. Es la mejor forma de disfrutar una ficción literaria, se llame como se llame la estantería en la que reposaba antes de comprarla".

Leer la entrevista completa

Leer la reseña completa 






domingo, 18 de noviembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA. Colaboración para XX siglos: Homosexualidad y guerra


«Sebastián Roa (Teruel, 1968) nos ha regalado una de las novelas históricas importantes de este 2018: Enemigos de Esparta (Ediciones B). En ella nos adentra en el conflicto que enfrentó a Tebas y a Esparta en el siglo IV a.C. En el siguiente artículo, Roa nos adentra en el mundo de la homosexualidad y la guerra, que sale retratado en la novela, y cómo ha ido variando su visión, desde aquella Antigüedad hasta hoy».

Seguir leyendo. 



ENEMIGOS DE ESPARTA, entrevista de Alicia García-Herrera para REVISTA DE LETRAS



«En realidad todos los libros son derivaciones de La IlíadaLa Ilíada inicia todos los géneros narrativos, en particular la novela, del mismo modo que todas las filosofías son apuntes al margen de la de Platón. En todas las novelas hay un Héctor, un Aquiles, una Andrómaca, una Helena, etc., y aquí también los hay. Aquí encontramos una especie de alegato muy necesario en favor de las Humanidades, que ahora están en peligro y en franco retroceso».

Leer la entrevista completa.




EL REY LOBO, AZOTE DE YIHADISTAS

Artículo para la serie EL AUTOR Y SU PERSONAJE. Aparecido originalmente en el diario ABC, 20/08/18.

El castillo de Monteagudo, donde vivió el rey Lobo


Por Sebastián Roa


El convento murciano de Santa Clara guarda un fragmento de adaraja. Se pintó en el siglo XII con el rostro de una flautista que toca un mizmar, instrumento que amenizaba las veladas del Sharq al-Ándalus. Aunque la representación antropomórfica –contraria a la tradición musulmana– no es extraña a los andalusíes, esta destaca en su contexto temporal. Media Península Ibérica se encontraba invadida por el califato musulmán más fanático de cuantos ha vomitado el norte de África: el imperio almohade. Y el rey andalusí que se atrevió a desafiarlo durante un cuarto de siglo fue Muhammad ibn Sa’d ibn Mardánish, mejor conocido como Rey Lobo.
Su reino abarcó las actuales provincias de Castellón, Valencia, Alicante y Murcia, y parte de las de Tarragona, Teruel, Cuenca, Albacete, Jaén y Almería. El Rey Lobo abominaba del Islam radical. Fue confirmante en los documentos de Alfonso VIII de Castilla y se carteaba con el monarca inglés. Avezado diplomático, cerró ventajosos tratos comerciales con las repúblicas italianas. Y acuñó monedas que, dos siglos después de su muerte, seguían en curso legal. El Papa Alejandro IV lo llamó «Rey Lope, de gloriosa memoria». ¿Quién fue este emir andalusí apreciado por los cristianos y odiado por sus correligionarios africanos?
Los Banú Mardánish venían de linaje muladí –así se llamaba a los cristianos islamizados– y habían destacado militarmente en la Marca Superior. Eran lo que se conocía como tagríes: incursores natos, conocedores del adversario, acostumbrados a celadas y escaramuzas. El tipo de guerrero fronterizo típicamente hispano al que podemos considerar antecesor de los almogávares. El futuro Rey Lobo se crió en un ambiente de velado alzamiento contra los africanos almorávides (los enemigos del Cid), que llevaban instalados en al-Ándalus desde finales del siglo XI. De esa rebelión surgieron las que llamamos Segundas Taifas, aunque solo una de ellas se consolidó: el Sharq al-Ándalus radicado en Valencia y Murcia.


Hacia 1147, por aclamación militar, Ibn Mardánish se convirtió en Rey de aquel territorio levantino y se aplicó a la tarea de ampliarlo, siempre a costa de otros territorios musulmanes. Se ignora el origen de su apodo. Lo cierto es que los cristianos que nutrían sus filas lo conocían como Rey Lobo o Rey Lope. También se dice que hablaba en romance, vestía al modo cristiano, permitía la construcción de iglesias en sus dominios y se daba al vino y a otros placeres poco morunos. No es de extrañar que las crónicas almohades lo pongan a caer de un burro.
Los almorávides, a los que hoy consideraríamos extremistas, eran carmelitas descalzas comparados con la siguiente oleada norteafricana: los almohades. El credo almohade guarda asombrosas similitudes con los principios del Daesh: ambos abrazan la doctrina unitaria del Tawhid; imponen la hisba, rígida vigilancia en la pureza de las costumbres; consideran takfires a los musulmanes que no se someten –lo que permite su eliminación– y se sirven de la Yihad como instrumento principal. El Daesh surge de los desvaríos de un alienado llamado az-Zarqawi, y el califato almohade arrancó con una pieza parecida: Ibn Tumart, pastor de cabras radicalizado por el estudio obsesivo de un único libro. Ibn Tumart, maleadas las mentes de sus seguidores, organizó salvajadas análogas a las que hemos visto en Youtube y en los telediarios: degüellos colectivos, esclavizaciones masivas, purgas expeditivas. Tras acabar con los almorávides y afianzar un enorme y centralizado imperio en el norte de África, los almohades desembarcan en al-Ándalus y toman Sevilla, Córdoba, Málaga y Almería. La primera consecuencia nos resultará familiar: multitud de judíos y musulmanes moderados, así como los pocos mozárabes que quedan al sur de Sierra Morena, se exilian para evitar la crucifixión, la garganta rebanada o la conversión forzosa. Los refugiados afluyen, entre otros lugares, al Sharq al-Ándalus. Esta «fuga de cerebros» medieval da lugar a que la corte del Rey Lobo se llene de intelectuales de toda talla. Las ciencias, las artes y las letras florecen en la Valencia y la Murcia del siglo XII.

Que viene el Lobo

Según las crónicas, a Ibn Mardánish le van las fiestas y el desfase medieval, pero no parece de los que se quedan sentados en su trono. Tras gastar una ingente suma en su ejército mercenario –los andalusíes no destacaban por su eficacia guerrera–, se busca un prestigioso aliado: Ibn Hamusk, señor de Segura. Después se hace con los servicios de los mesnaderos cristianos más célebres: Álvar el Calvo, conde de Sarria aclamado en el épico Cantar de Almería como guerrero portentoso; el conde de Urgel, Armengol VII, que a lo largo de su vida desempeñará importantes cargos en el reino de León; y Pedro de Azagra, noble navarro que recibirá, por sus servicios a Ibn Mardanish, el agreste señorío de Albarracín. Al frente de esta manada, el Lobo se siente capaz de resistir la marea fanática, así que se planta a las puertas de Sevilla, la capital almohade en al-Ándalus, para humillar al futuro califa Yusuf. Algarea y conquista, expande sus fronteras hasta el Alto Guadalquivir. Su insolencia llega al límite cuando, con ayuda de judíos falsamente islamizados, se hace con Granada y la conserva durante todo un año. Los almohades, acostumbrados a dominar por el terror y por las armas, le ven las orejas a un lobo que va a ser su principal y encarnizado enemigo.
La eliminación del Lobo, azote de yihadistas y escudo de los reinos cristianos, se convierte en objetivo primordial para los africanos. Los dos primeros califas almohades, Abd al-Mumín y Yusuf, se esmeran en preparar la expedición definitiva que por fin se lanza hacia Murcia. En octubre de 1165, cerca de la actual Alcantarilla (Murcia), un ejército combinado cristiano-andalusí se enfrenta a las poderosas fuerzas almohades en la batalla de Fahs al-Ŷallab. El hito, incomprensiblemente desconocido en nuestra historia, merece figurar con letras grandes junto a Alarcos y las Navas de Tolosa, las otras dos grandes batallas contra los almohades.

Derrota

La derrota del Rey Lobo permite que los africanos aceleren la invasión de al-Ándalus y piensen en asaltar las fronteras cristianas. Ninguno de los reyes católicos del norte, más ocupados con sus querellas personales que por el bien común, acude al aullido de socorro del Rey Lobo, encastillado en Murcia mientras pierde sus posesiones levantinas. Ibn Hamusk lo traiciona y se pasa al bando africano. Sus mercenarios, faltos de paga, lo abandonan. El rey de Aragón, que hasta ese momento se ha visto libre de la amenaza almohade por el escudo lobuno, aprovecha: cruza el Guadalope (el Río del Lobo) y rapiña las tierras desamparadas hasta Teruel. Ibn Mardánish se desespera por la deslealtad y por la insultante imprevisión de sus presuntos aliados cristianos. En el lecho de muerte ordena a sus herederos que se sometan a la máquina almohade. Entonces comienza una agonía ibérica que figura en los anales, que está a punto de revertir la Reconquista y de la que solo nos librarán nuestros antepasados en el verano de 1212, jugándose el todo por el todo en un perdido lugar de Sierra Morena.

viernes, 2 de noviembre de 2018

III TALLER DE NOVELA en L'IBER


Lugar de celebración: Sala de conferencias del Museo L’Iber. Caballeros, 22 – VALENCIA.
Fechas: Del 16 de noviembre de 2018 al 22 de febrero de 2019 (once sesiones de dos horas).
Horario: Viernes por la tarde, de 18:30 a 20:30 h.
Precio del curso: 180 Euros (IVA incluido). Amigos del Museo l’Iber: 10% de descuento. Se puede pagar en dos o tres plazos.
Con la colaboración docente de Antonio Penadés

Objetivo general: Adquisición de herramientas y método básicos para la escritura de una novela. El taller está esencialmente dedicado a quienes tengan intención de escribir y publicar una novela histórica o, secundariamente, de cualquier otro género.
Planteamiento base: Una novela precisa de ciertos contenidos mínimos para aspirar a la publicación y a una recepción positiva por parte del público lector: tema interesante, trama sólida, personajes vívidos, diálogos consistentes, descripciones adecuadas, ritmo, estilo… El objetivo del taller es trasladar al asistente un método para plantear y desarrollar estos componentes, y para integrarlos en una obra de ficción que pueda publicarse y cumplir las expectativas del autor y de sus lectores.
Este taller de novela es complementario del curso literario que Antonio Penadés imparte en primavera en el Museo L’Iber; incide en los aspectos prácticos y en la especificidad de contenidos. A lo largo del curso se recomendarán algunos manuales que serán de utilidad para el alumno. También se propondrán breves ejercicios de diversas áreas (diseño de sinopsis, esquematización de trama, creación de personajes, descripción y diálogos, foco narrativo) que se comentarán en común y servirán para el desarrollo de las sesiones.



DESARROLLO DEL TALLER POR SESIONES

Sesión 1, viernes 16/11/18:
TemaPresentación. Objetivos y método. Concepto y vigencia de la novela histórica. Diseñando la ficción I: el anacronismo

Sesión 2, viernes 23/11/18:
TemaDiseñando la ficción II: la verosimilitud.
Documentación: planificación y desarrollo del armazón histórico

Sesión 3, viernes 30/11/2018:
TemaTrama I

Sesión 4, viernes 14/12/2018:
TemaPersonajes I

 Sesión 5, viernes 11/01/2019:
TemaTrama y personajes II: paradigmas y héroes

Sesión 6, viernes 18/01/2019:
TemaNarrador. El enfoque y el estilo narrativo

Sesión 7, viernes 25/01/2019:
TemaEspacio y tiempo. Descripciones. Principios y finales

Sesión 8, viernes 01/02/2019:
Tema: Diálogos. El canon editorial español

 Sesión 9, viernes 08/02/2019:
TemaErrores. Revisión

 Sesión 10, viernes 15/02/2019:
TemaEl destino de la novela. Aspectos relacionados con la publicación

 Sesión 11, viernes 22/02/2019:
TemaEscribir la historia, escribir la vida. Sesión impartida por Antonio Penadés. Conclusión del curso


INFORMACIÓN Y MATRÍCULAS:

C./ Caballeros nº 20 – 2ª. 46001 Valencia
Tfno.: 96 3918675 (Museo l’Íber) – info@museoliber.org


miércoles, 17 de octubre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA en MAKMA

TODOS CONTRA ESPARTA


«Después de documentarse a fondo sobre el siglo XII en España para elaborar su Trilogía Almohade, Roa se traslada todavía más atrás en el tiempo a una de las épocas que más le atraen. “El periodo final de la Grecia clásica, justo entre la Guerra del Peloponeso y el ascenso de Macedonia, me parece un momento desconocido y con mucho jugo y hacía tiempo que quería situar una novela en este contexto”».

Seguir leyendo.





sábado, 13 de octubre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA, entrevista de David Yagüe para XX siglox

Enemigos de Esparta es una novela de una época de cambios fundamentales… En lo político se ven caer potencias de antaño (Atenas, Esparta), ascender otras (Tebas) y asomar las del futuro (Macedonia)… Pero también apunta otras en lo militar, social… Los griegos de entonces, también podían pensar, como hoy, que el mundo iba demasiado deprisa…
Bueno, es más fácil cuando observas con la perspectiva de los siglos y la ventaja de saber cómo terminó todo. Pero cierto: para un tebano del 371 a. C., ¿qué suponía plantarse armado en la llanura de Leuctra, frente a un ejército considerado invencible? ¿Pensaba ese tipo que tenía opción alguna de regresar vivo a casa? Muchas ganas de cambio son esas. Poco pararse a pensar si todo va muy deprisa o no. Da la impresión de que nosotros, los habitantes del siglo XXI, somos más de verlas venir que de cambiar la historia.

Leer la entrevista completa. 


sábado, 22 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA, entrevista en el diario LAS PROVINCIAS

LA NOVELA HISTÓRICA AGUANTA PORQUE INTERESA EL PASADO


En su obra dice que la democracia es una sucesión de tiranías, ¿se podría trasladar al mundo actual donde cada vez más crecen los nacionalismos de extrema derecha y se suben las fronteras?Claro, esa era la idea. Fue en plena crisis, con el auge de los nacionalismos, cuando escribí la novela. Entonces pude apreciar los errores que tiene la democracia. A pesar de que sea el mejor sistema al que podemos acceder, tiene fallos que ya existían en el pasado. En una época de crisis, como la que se refleja en la novela, es muy fácil que surjan los populismos, los nacionalismos, que se aproveche la propia democracia para destruirla desde dentro. Eso no es nuevo, lleva mucho tiempo ocurriendo. Ya en aquella época trataban de solventar esos problemas y todavía no se ha conseguido. Me parece que vamos a tener que acostumbrarnos a vivir con estos brotes tiránicos.

Seguir leyendo la entrevista 

jueves, 20 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA para Antonio Penadés y Josep Asensi

Antonio Penadés y Josep Asensi, además de muchas otras cosas, son de los importantes apoyos que he encontrado para la escritura de Enemigos de Esparta. El juicio a Epaminondas, las reflexiones platónicas sobre la democracia o las escenas de Othismos no serían las mismas sin ellos.






miércoles, 19 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA Entrevista en El Mundo CV

"Malgrat els segles, les passions, l'angoixa o la curiositat no han canviat tan"

Any 380 a.C. L'antiga Grècia és un puzle de ciutats Estat davall l'hegemonia d'Esparta que després del seu èpic triomf a les Termópilas sobre Pèrsia cent anys enrere es considera invencible. Educats exclusivament per a la guerra des dels set anys, amb les seues barbes punxegudes i els seus escuts adornats amb la lletra lambda ( 'L' de Laconia), els guerrers d'Esparta, els iguals causen por als seus veïns. Però un grup de demòcrates tebans està disposat a alliberar-se del seu jou que ha esclavitzat pobles sencers, els ilotes. En plenes festes Afrodísies, un grup d'ells desterrats a Atenes s'infiltra a la ciutat i mata els oligarques que la governen davall la fèrula d'Esparta. És el principi d'una guerra per terra i mar que culmina en la batalla de Leuctra (371 a.C.) en la qual els tebans s'imposen per fi.

Seguir leyendo. 


domingo, 16 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA en Los libros de Dánae


«En cuanto a los personajes, en Enemigos de Esparta Sebastián Roa vuelve a demostrar que posee una gran maestría mezclando en sus tramas personajes históricos reales con personajes ficticios. Entre los primeros encontramos a Epaminondas, Pelópidas o Górgidas, que existieron realmente y que, a pesar de que algunos de los pasajes están adaptados, vivieron realmente los acontecimientos que se cuentan en la novela. Y luego, conocemos a personajes como Prómaco, el joven mestizo y mercenario que sueña con luchar junto a los espartanos, pero que, tras el secuestro de Veleka por parte de un guerrero espartano, su único objetivo será recuperarla».



jueves, 13 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA, Europa Press

«Roa ha confesado su gusto personal por Grecia, un momento en el que se gesta la democracia, con sus virtudes y defectos, y que permite hacer "paralelismos" con lo actualidad. "Escribí la novela durante la crisis y fui testigo de cómo se radicalizaban las posiciones y crecían los populismos y la demagogia y esto coincide con lo que pasaba en aquel momento. Las discusiones en el ágora se parecen muchísimo a lo que pasa en años recientes"».

Seguir leyendo. 

lunes, 10 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA en La historia en mis libros

Por Eva Martín


«Enemigos de Esparta es una novela épica, con personajes históricos admirables aún a día de hoy. Una novela donde se dan cita la intriga, la traición, el amor o la venganza. Lo tiene todo, no sé qué más decir para convenceros. Tenéis que leerla para redescubrir a este autor, que dejó atrás una fabulosa trilogía almohade para adentrarse en la Grecia antigua».



jueves, 6 de septiembre de 2018

ESPARTA ES EL ENEMIGO, en XXSiglos (20 minutos)


Por David Yagüe
«He tenido el placer de leer esta nueva novela del escritor aragonés este mes de agosto. Tras cinco novelas ambientadas en la Edad Media, Roa cambia de época y se zambulle en la Antigüedad. Y el cambio le sienta bien: mantiene su reconocible pulsión épica y sus logradas atmósferas históricas y hace suya la Grecia del siglo IV a.C. Roa relata los principales hechos y marca y dibuja los que vendrán de aquel siglo que el historiador Michael Scott calificó de “decisivo” (en una obra publicada en España hace ocho años, precisamente por la editorial de esta novela): el declive de Atenas, el dominio y caída de Esparta, el breve surgimiento como potencia de Tebas y el posterior de la Macedonia que impulsaría el imperio de Alejandro Magno y el Helenismo».

Seguir leyendo. 



miércoles, 5 de septiembre de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA, una novela al rescate de las humanidades, en LA VANGUARDIA

Artículo de Alicia García-Herrera 
«Enemigos de Esparta podría calificarse por tanto como una novela de amor pero también de guerra. Literariamente se trata de un excelente trabajo construido con la precisión de un relojero. Trama y personajes se ponen en todo momento al servicio de la historia y de la Historia, para traernos una narración bien estructurada de acuerdo con el canon editorial actual».
Seguir leyendo. 


lunes, 27 de agosto de 2018

ENEMIGOS DE ESPARTA en Palabras que hablan de historia

«Enemigos de Esparta es una magnífica novela histórica protagonizada por un mercenario griego, Prómaco, con quien viajamos a un tiempo poco conocido de la historia antigua en el que varias ciudades griegas hacen frente a los todopoderosos ejércitos espartanos. La vida de Prómaco da un giro inesperado cuando cree haber encontrado su camino. Enamorado de Veleka, una joven noble con la que no se puede casar, huye con ella y marcha a unirse a los ejércitos espartanos como mercenario. Sueña con una nueva vida pero el secuestro de la joven a manos de un soldado de Esparta obliga a Prómaco a empezar de nuevo».

Seguir leyendo. 

viernes, 27 de julio de 2018

¿Por qué ENEMIGOS DE ESPARTA?





   Cause love is like the right dress on the wrong girl: you never know what you're gonna find.
 
   (Porque el amor es como el vestido correcto sobre la chica equivocada: nunca sabes lo que te vas a encontrar).



Aerosmith




   Cuando crío, gané un concurso de dibujo. No recuerdo ni qué dibujé ni adónde lo mandé, pero sí cómo un tipo trajeado y lenguaraz se presentaba en casa con la buena nueva y, de paso que me entregaba el premio —alguna plaquica chuchurría—, colocaba a mis padres una enciclopedia, Maravillas del saber. Vamos, que lo del concurso de dibujo era el trile que los vendemotos usaban en aquella época. Más tarde, a lo largo de mi vida nómada, encontré la misma enciclopedia en un montón de vitrinas, ahí plantada con sus lomos rojos, ordenaditos los doce tomos. Supongo que el talento artístico de la chavalería española estaba casi tan extendido como la ingenuidad de sus orgullosos progenitores.

   Frustradas mis aspiraciones pictóricas, o casi, me dedicaba en horas muertas a hojear la enciclopedia de marras. Así me enteré de la existencia de Epaminondas, un griego que en la antigüedad había revolucionado el arte de la guerra. Algo así decían las Maravillas del saber. A mí, por aquel entonces, me atraía mucho la Grecia Clásica. De hecho, Grecia y Roma eran mis temas favoritos —y lo seguirían siendo durante bastante tiempo—, y la cosa se venía bastante abajo, fíjate tú, cuando llegaba la Edad Media. Quién me lo iba a decir. Así me enteré de más cosas sobre Epaminondas y su época. Leí sobre Pelópidas, la hegemonía espartana, la rebelión de Tebas, el Batallón Sagrado… Resultaba curioso lo de la unidad militar de amantes. Casi más que las innovaciones tácticas, la falange oblicua, la aproximación indirecta y todo eso.

   Hace unos cuantos años, un amigo filoheleno me dijo que quería escribir una novela histórica. Como para él sería la primera, me pidió ayuda. De inmediato le propuse el contexto concreto. Nadie, que yo supiera entonces, se había fijado en Epaminondas y compañía para una ficción histórica. Sí: mucha guerra con los persas, mucha trifulca entre atenienses y espartanos y mucho Alejandro Magno. ¿Y qué pasaba con Pelópidas y el Batallón Sagrado? Recuerdo que incluso empecé a curiosear y a proponer documentación base a mi amigo. Al final su proyecto quedó en nada, pero la semilla estaba sembrada. Se lo advertí: «Hay que escribir esa novela. Si no lo haces tú, lo hará otro. Y hay muchas papeletas de que ese otro sea yo».

   La idea bullía. Además, casaba muy bien con ciertas reflexiones que rebotaban entre las paredes de mi cráneo. Cosas relacionadas con la naturaleza del amor —de todo tipo de amor— y con la génesis de la democracia. Por si fuera poco, la moda espartana asomaba por aquí y por allá. Qué machos son los espartanos, cómo molan los hoplitas, qué valiente Leónidas, esta noche cenaremos en el infierno.

   Cuando acabé El ejército de Dios y me disponía a empezar con Las cadenas del destino, me di cuenta de que estaba saturado. Llevaba casi diez años metido en ensaladas medievales, saltando entre los siglos XII, XIII y XIV. Necesitaba cambiar. Así que, con la bendición de mi amigo filoheleno, hice lo que en ese momento me apetecía, que era regresar al espíritu dramático de Venganza de sangre. Escribir una novela llena de aventuras y con un protagonista que se hiciera las mismas preguntas que yo. Que padeciera semejantes dudas, parecidos miedos. Que me llevara además por ese momento tan poco explorado y, a la vez, tan crucial. Quería conocer al tal Epaminondas, y a Pelópidas, a Górgidas, a Agesilao. Quería ver una representación de Andrómaca en el teatro, asistir a una sesión en la Academia de Platón, navegar con el ateniense Cabrias rumbo a Naxos, conocer a Filipo de Macedonia cuando era chaval, pasear por la patria de Píndaro, saber cómo vivían las griegas en el siglo IV a. C. Enfrentarme a esos tíos fanfarrones de las lambdas en los escudos, y ver qué pinta real tenían las 150 parejas de hoplitas amantes. Poner a unos frente a otros, cantar el peán y cambiar el destino.


   Ahí quedan ahora las libretas, las hojas sueltas, los esquemas de trama, los diagramas de batalla, el historial de Epic Score para escuchar de fondo, los planos garabateados de Atenas, Tebas y Esparta; las versiones pasadas a los amigos que, con gran generosidad, leyeron los sucesivos borradores. Mi agradecimiento queda escrito en los ejemplares —muchos, espero— que en un mes recorrerán las librerías, pero no está de más nombrarlos aquí. Que otra cosa no seré, pero bien nacido sí: gracias a aquellos por cuyas manos ha pasado Enemigos de Esparta en uno u otro momento del proceso —incluso cuando no se titulaba así—. Gracias por su tiempo, gracias por su sagacidad y, sobre todo, gracias por sus consejos a Anabel Martínez, Ian Khachan, Josep Wanax Asensi, Antonio Penadés, Lucía Luengo y Alejandro Noguera. Gracias también a Toni Gandi Lledó, cuya inquietud griega me sugirió la idea. Y gracias, por supuesto, a Yaiza Roa, responsable del casting y otros menesteres.

lunes, 2 de julio de 2018

LAS CADENAS DEL DESTINO (TRILOGÍA ALMOHADE III) en Maxi

    

06/09/18, fecha de publicación para la edición en Maxi Bolsillo de Las cadenas del destino (Trilogía Almohade III).

    
    Año 1195. Castilla ha caído en Alarcos y el califa almohade Yaqub al-Mansur avanza sobre Toledo. Los conquistadores africanos impondrán la conversión al islam más rígido o sembrarán la Península de cristianos crucificados y cabezas cortadas. Las fronteras se resquebrajan, las aldeas y los castillos se vacían, oleadas de refugiados huyen hacia el norte. Por si fuera poco, los reinos de León, Navarra y Aragón se confabulan para repartirse los despojos del derrotado Alfonso VIII, por lo que este no encuentra otro remedio que negociar con los musulmanes.

    Sin embargo, el embrión de la resistencia se sobrepone a la derrota y a la perfidia, y brota incluso entre la sangre del campo de batalla. En Castilla, la reina Leonor Plantagenet no se resigna a darlo todo por perdido, y aún confía en la unión entre los estados cristianos para enfrentarse al enemigo común. En Aragón, el joven príncipe Pedro sueña con alcanzar la corona y convertirse en un paladín de la cristiandad. Y en León, una muchacha judía arrojada a la esclavitud será capaz de cualquier cosa por salvar a los suyos.




viernes, 29 de junio de 2018

ESPARTA ES INVENCIBLE

Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. 
Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. Esparta es invencible. 

viernes, 2 de febrero de 2018

La novela, al rescate de la historia

Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada.
 
(Edmund Burke)

Aunque varias veces he señalado los peligros de aprender historia con la novela histórica, sería un ciego si no viera hasta qué punto el género despierta las inquietudes de los lectores. Por eso, porque hay que dar la batalla a la Post-Verdad, en cuanto Antonio Pérez-Henares Chani me envió la orden de reclutamiento, me presenté en su cuartel. Compartiré trinchera con el propio Chani, así como con Calvo Poyato, Eslava Galán, Posteguillo, Arsuaga, Fanjul, San Sebastián, De Arteaga, Martínez Laínez, Lara, García de Cortázar, Corral, Maeso y Sierra.


VENGANZA DE SANGRE en el Club de Lectura del ICAV

Tertulia sobre Venganza de sangre en el club de lectura del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia. Un rato muy agradable charlando sobre historia y literatura.


Ir al enlace en la web del ICAV


miércoles, 3 de enero de 2018

Colaboración en XX Siglos. ¡Verdad literaria, eso quiero en la novela histórica!

«Envidio a quienes escriben ciencia ficción, novela negra, fantasía… Leo sus entrevistas y veo cómo les preguntan sobre los temas que tocan, su estilo literario, los personajes, dificultad de la trama, sus referentes del subgénero… A mí no me pasa, ni al resto de novelistas históricos que conozco: en presentaciones, mesas, jornadas y entrevistas, todo el interés recae en el contexto temporal de cada novela. En personas, no en personajes; en datos cronísticos, no en peripecias dramáticas. Se discute sobre rigor histórico, lagunas y licencias. A veces, los propios autores ponen el acento en eso. «Escribí una novela sobre Viriato». «Novelaré el motín de Esquilache». «Ficciono la Córdoba emiral». Como mucho, se conceden un capricho y admiten que, aparte de divulgar una época o a un personaje histórico, pretenden entretener. Puede enunciarse hasta con un sobado latinajo: ludere et discere. Y luego viene lo de evitar el presentismo, captar el espíritu de la época, la interdicción de anacronismos…»



la TRILOGÍA ALMOHADE en La huella de los libros

«Sebastián Roa nos presenta un viaje histórico apasionante en el que combina a la perfección personajes reales y ficticios, hechos históricos comprobados con otros fabulados, cruentas batallas, amor, intrigas, venganzas, fanatismos religiosos, espionaje cortesano, una Península Ibérica convulsa en la que encontramos que en cualquier rincón pasaban cosas importantes y decisivas para el devenir de nuestra historia. Todo narrado de manera impecable, emocionante y con el suspense necesario para que las páginas vuelen. Personajes que se hacen querer y otros odiosos pero todos ellos inolvidablesMaravillosamente ambientadas hacen que nos traslademos a la época y a las costumbres de cada lugar de inmediato pero sin que el lector se sienta abrumado en ningún momento por detalles o datos innecesarios, predomina la agilidad en la lectura en todo momento».



En las I Jornadas de Novela Histórica de Zaragoza

Del 12 al 22 de diciembre de 2017,  la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón organizó el I Taller de Escritura Creativa (I Jornadas de Novela Histórica) en el IAACC Pablo Serrano de Zaragoza. Tuvo lugar bajo la dirección de José Luis Corral y contó con la participación de Ramón Acín, José Calvo Poyato, Alejandro Corral, Israel del Santo, Manuel Martínez Forega, Luisa Miñana, Rosario raro, Sebastián Roa, Santiago Posteguillo y María Vila.



LAS CADENAS DEL DESTINO gana el premio Los Cerros de Úbeda 2017: mejor novela histórica publicada en 2016

Enlace a la noticia


LAS CADENAS DEL DESTINO en Bourbon Street

«La documentación histórica es, en palabras del autor, un vínculo necesario para situar a los personajes que han ido apareciendo en las tres novelas; la imaginación y un elevado número de preguntas acerca de la condición humana para desangrarse bajo un único dios, han sido el aliciente para desmenuzar la historia y crear diversas tramas por medio de una narrativa cercana y adictiva en la que los personajes están perfilados de manera magistral».



LAS CADENAS DEL DESTINO en 80 días

«Con la combinación de personajes ficticios y reales a las que ya nos tiene acostumbrados y la experiencia que da el haberse bregado con la novela histórica medieval en dos títulos anteriores de la misma saga y otros dos más previos (Venganza de sangre y El Caballero del Alba), Sebastián Roa alterna ágilmente la acción en los distintos escenarios de interés (ciudades, monasterios, castillos y campos de batalla) y dibuja –dramatizándolos- los perfiles humanos de reyes, obispos y guerreros. El mosaico resultante es emocionante y bastante riguroso. Como siempre, las licencias literarias se explican al final, en unas páginas tan de obligada lectura como todas las anteriores».