Enlace a bio

Enlace a obras

viernes, 7 de octubre de 2011

Blasco de Exea en Viajes de Primera



En la página del periodista Javier Castro les ha gustado la novela. Enlace a la reseña en la imagen.



jueves, 8 de septiembre de 2011

El señor de Lordemanos, de Miguel Ángel Badal


Siglo XI. Sancho III el Mayor se ha convertido en el monarca más poderoso de la Península Ibérica, y bajo su sombra se dibujan los contornos de reinos y condados cruciales para el futuro de España: León, Castilla, Pamplona, Aragón, Sobrabre, Ribagorza. Pero no este el foco en el ahora debemos fijarnos. En la lejana Galicia, todos estos hitos políticos se desdibujan bajo la sombra de las rivalidades locales y el peligro que llega desde el océano. Un sentimiento apocalíptico acongoja a gentes que, no hace mucho, tuvieron que ver cómo el caudillo andalusí Almanzor devastaba sus tierras y se enseñoreaba de la propia tumba del apóstol Santiago.

Ahora es otra la tempestad que se cierne sobre Galicia. Los lordemanos, hombres del norte. Diablos armados con hachas y espadas que navegan sobre dragones marinos. Guerreros feroces que matan, saquean y arrasan. Una plaga que convierte la vida en una pesadilla de terror continuo.

A través de la vida del compostelano obispo Cresconio, El señor de Lordemanos nos muestra un periodo de nuestra historia prácticamente desconocido. No hay vida cortesana aquí, ni justas caballerescas, ni amores románticos con doncellas sacadas de un cantar de gesta. La miseria y el miedo oprimen a la plebe, y los clérigos arañan la tierra en busca de una reliquia que los congracie con Dios. Las nubes bajas y negras y el mar tempestuoso son el marco desde el que, una vez más, vienen las naves lordemanas para esclavizar y mutilar.

Una novela muy recomendable con una extraordinaria labor de documentación y que fue finalista del prestigioso premio CajaGRANADA de Novela Histórica 2010. Vendrá a Valencia el próximo 30 de septiembre, por cierto. Id reservando el momento y dejad todos los cabos bien atados, porque los normandos desembarcan en el Bibliocafé. Venid armados y con vuestras oraciones cumplidas. Y que el santo Jacobo nos asista.


El señor de Lordemanos, de Miguel Ángel Badal Salvador.
Editorial De librum tremens, 2011.
Presentación: 30/09/2011 en Bibliocafé (hora por concretar). Calle Amadeo de Saboya, 17. Valencia

Imágenes: Cranston Fine Arts, Delibrum Tremens Ed.

sábado, 27 de agosto de 2011

Port Fangós, 1323


La revista Historia de Iberia Vieja publicó un artículo en 2009 sobre la conquista de Cerdeña, pero Jerónimo Zurita, siglos antes, ya dio cuenta de la noticia...


lunes, 8 de agosto de 2011

Cantar de Altabella en la XIII Alvarada

Hemos estado en la Alvarada, la fiesta medieval que ya desde hace trece años celebra la localidad de Cañete (Cuenca), en honor a uno de sus más ilustres personajes, don Álvaro de Luna.

Dos focos de atención para nosotros. El primero tuvo lugar con un acto literario. Tradicionalmente, autores de la tierra presentan sus obras al público cañetero con ocasión de la fiesta. Esta vez la comisión tuvo la deferencia de invitarme a asistir con mi Venganza de Sangre. Allí coincidí con escritores como Agrimiro Saiz, Juanra de Luz, o Miguel Ángel Badal, entre otros. Este último es el autor de la reciente El señor de Lordemanos, una novela en plena ronda de presentaciones que, a no mucho tardar, pasará por Valencia. Tanto los autores como los organizadores del acto nos hicieron sentir como en casa. A destacar el esfuerzo de los cañeteros en la Alvarada contra viento y marea, y la hospitalidad de Miguel Ángel Romero, del alcalde Antonio Asensio y de la familia de Badal, a los que tengo que añadir los miembros del grupo recreacionista Conca.

El segundo foco fue la entrega del premio al certamen nacional de relato histórico don Álvaro de Luna, que este año he tenido la fortuna de ganar. Con un poco de suerte y tiempo, tal vez vea publicado el relato que mandé al efecto, una historia de amor y guerra durante la reconquista cristiana de Cañete. Se titula Cantar de Altabella, y gracias a él me he traído para casa este nuevo premio, con su diploma acreditativo y, sobre todo, la efigie del noble Álvaro de Luna, que formará a partir de ahora junto a mi celedonio de Hislibris para escoltar los ratos de tecleo histórico.

domingo, 19 de junio de 2011

Un año de venganza

Hoy hace un año. Tal día como hoy, Venganza de Sangre era galardonada con el premio de novela histórica Comarca del Cinca Medio en su segunda edición.


Desde ese momento, un camino rápido y muy agradable nos ha llevado, a la novela y a mí, a prepararla para su publicación, a verla en la calle, a presentarla y discutirla, a abrir la puerta a otro premio, esta vez como autor, y a ver agotada su primera edición.

sábado, 4 de junio de 2011

Venganza de Sangre en Best Seller Español Radio

El escritor Mario Escobar, autor de la reciente Matar a Lutero, habla sobre la novela. En el logo, el enlace:

miércoles, 1 de junio de 2011

Entrevista en la radio de la Universidad Jaime I

Los chavales de Vox Senior en su programa de los martes, en la Universidad de Castellón. Unos tíos muy majos que, por cierto, habían hecho los deberes...

video

sábado, 28 de mayo de 2011

Venganza en Calatayud

El siete de mayo, reunión en Calatayud con el club de lectura de la asociación Huestes del Sobrarbe. Una estupenda sesión, discusiones sobre novela y sobre historia, una comida perfecta en un restaurante precioso y un paseo de lujo por Bílbilis, con visitas guiadas a varios de los principales focos históricos de la ciudad; y, para rematar, hasta vino de regalo que nos trajimos. En mi agenda he apuntado Calatayud en mayúsculas y en dos apartados: en la C de cariño y en la H de hospitalidad. Gracias a todos, y también gracias a Peña por las fotos.

En la biblioteca pública, donde discutimos largo y tendido sobre la novela.


En el mesón de la Dolores y junto al arcón de la Piquer



A la salida de la comida en el claustro del monasterio benedictino


En la iglesia de San Pedro de los Francos, abierta solo para nuestra visita. Tremenda la capilla "excavada en la gruta", y también la inclinación de la torre


Con el viejo rey batallador. La mejor rúbrica para una jornada marcada por la historia aragonesa


martes, 17 de mayo de 2011

La venganza, de nuevo en los medios

No podía ser de otra manera, y los medios de comunicación aragoneses, tanto en Zaragoza como en Huesca, se hicieron eco enseguida del nuevo premio conseguido. Un honor llevar a la patria chica por delante.






lunes, 16 de mayo de 2011

martes, 10 de mayo de 2011

Premio Hislibris 2010 al mejor autor español


Cartel anunciador del evento. Debajo, el pequeño ejército de celedonios de este año. Tocaban medievales: toda una premonición.

Celedonio es el nombre que recibe la estatuilla. Este oscar de la literatura histórica es concedido anualmente por Hislibris a las obras y autores que, según considera un jurado al efecto tras un doble sistema de selección, merecen ser llamados «los mejores». Así, tenemos la mejor novela histórica, autor español, autor novel, y así hasta siete categorías. En muy poco tiempo de vida, el celedonio se ha hecho con un buen hueco de prestigio en el panorama patrio de la novela histórica.

Este año, tras una ardua competencia con textos y autores de indudable renombre, he sido galardonado con un celedonio. El premio al mejor autor español de novela histórica. Y para más alegría, la entrega de premios, que se celebra coincidiendo con el aniversario de Hislibris, tuvo lugar este año en Valencia. Hay crónicas ya, variadas y de calidad, de las que dejo enlaces (y sustraigo imágenes) y a las que no me veo capaz de superar, así que me limitaré a dejar algunas impresiones:

Los tipos de Hislibris son para estudiarlos. Ante el despliegue de conocimientos y de agudeza que hacen en su página y foro (hislibris.com), se imagina uno que en persona se tratará de estirados y perseverantes estudiosos dados a la «chapa» histórica. La verdad es que en el X Cervezas y Libros ya tuve ocasión de reunirme a unos cuantos, y me encontré con sujetos muy simpáticos, acogedores y sagaces.

Esta vez conocí a más de ellos y ocurrió otro tanto. La bienvenida que el jurado nos dio en el palacio de Malferit, sede de l’Íber, fue tan distendida (muy divertida, de hecho) que enseguida estábamos todos como en casa. No es que sea extraña la comodidad, porque el palacio es lugar habitual de reunión de la comunidad novelística en Valencia, pero lo cierto es que allí había mucha ilusión concentrada. Mucho buen escritor, tanto consagrado como en ciernes, y tanto indígena —expresión josepiana que me apropio— como foráneo.

Cuando llegó la hora de la verdad, se me quedaron grabados cuatro momentos que pasaré e enumerar en orden cronológico:

El primero fue la alegría. No la mía, que esa llegó sobrada, sino la de la gente que abarrotaba el salón. Los aplausos y los gritos sonaban tan sinceros que me dieron ganas de avanzar a paso «chiquito» para alargar el instante. Fue la sensación de ser arropado. Algo que yo valoro mucho porque he padecido lo contrario en algún que otro episodio de mi vida literaria —y en otro lugar, por supuesto—. Fue la sensación de saber que jugaba en casa y habíamos marcado gol.

El segundo fue el pequeño discurso mediante el que el jurado justificó su decisión, y que paso a transcribir:

«El jurado considera que el autor, Sebastián Roa, ha conseguido conjugar con maestría una gran labor de documentación y una trama bien conseguida en la que, a pesar del amplio tablero sobre el que sitúa la historia, no descuida en ningún momento la labor de entretenimiento y disfrute que tiene la novela, todo ello con un lenguaje preciso y unos personajes bien construidos que hacen al lector desear ir más allá en el conocimiento de la época narrada.»

El tercero fue el orgullo en la cara de mi esposa cuando le dediqué el premio. Podría hablar más de eso, pero seré egoísta y lo guardaré para mí.

El cuarto fue otra vez la alegría, esta vez mía, que me dio el estrechar sucesivamente las manos de tres personas que se lanzaron a felicitarme de forma inmediata, antes aún de que volviera a mi sitio: Guillermo Galván, que acababa de ganar el premio a la mejor novela histórica de 2010 por su Sombras de Mariposa; Santiago Posteguillo, ganador de la edición de 2009 en esa misma modalidad (novela histórica) y en la del celedonio que yo ya llevaba en las manos (mejor autor español); y la de José J. Catalán, conocido en el fervor de la batalla como Fitz-James, entre otras cosas, quien en compañía de su mujer, Pili, tenía tantas ganas de que me llevara el premio que debió conmover las estructuras cósmicas para que el celedonio se viniera conmigo a casa.

Por jugarretas de los hados, creo que no fuimos capaces de conseguir que los siete premiados apareciéramos a la vez en una misma foto. Aquí falta el maestro Galván.

Las jornadas de Hislibris no acabaron ahí. Hubo mucho más: mesas redondas, premios de relatos, presentaciones, cenas, cañas, charlas… Será difícil olvidar a tanta buena gente y buenos momentos. Si acaso me quedo con dos personas: Blas Malo —el autor de El esclavo de al-Hamra— y su mujer Blanca, que llegaron desde Granada para disfrutar de las jornadas y nos ofrecieron el placer de su compañía durante la cena albanesa del sábado. En suma: un fin de semana genial que, como todo lo bueno, se acabó. Ahora el celedonio reposa en mi salón, donde últimamente escribo. De vez en cuando le echo un ojo y lo veo ahí, con su escudo embrazado y la pluma de su lanza apuntando al techo. Un buen compañero de aventuras a partir de ahora.

Crónica en el blog de Blas Malo

Crónica en La Revelación

Crónica H.E.A. (Hislibris Estuvo Allí)

Crónica en La Hora Azul (cuatro partes)

sábado, 30 de abril de 2011

Venganza de Sangre en Alboraya (Casa de la Cultura)

El pasado uno de abril tuvo lugar la presentación de Venganza de Sangre en Alboraya.

No tardó mucho el ayuntamiento de mi ciudad en preparar el acto. Prácticamente en cuanto se enteraron de que entre sus vecinos había alguien que novelaba sobre la epopeya de la Corona de Aragón. Ejerció como maestro de ceremonias el diputado Vicente Ferrer, que demostró con su discurso por qué ocupa el sillón que ocupa en las Cortes Generales. Vicente confesó que había pasado un par de días «grogui» en el Congreso a cuenta de las horas echadas en la noche para ver en qué acababa la aventura de Blasco de Exea.

También apareció por allí, llegando directamente desde Huesca para a continuación hacer el viaje de vuelta (hacen falta disciplina, ganas de trabajar y pundonor) Óscar Sipán, editor de Tropo, que además preparó una buena mesa con otras obras de la editorial, muchas de las cuales acabaron en manos de los alborayenses y valencianos que llenaron el salón de actos.

También vinieron, aparte de los indígenas, otros nómadas de la vida, como Miguel & family, con quienes años ha compartimos nuestras vivencias isleñas, o Miguel Ángel Badal —reciente finalista del CajaGranada de Novela Histórica—, o Ricardo Espín, escritor del club de los desterrados, je, je… También acompañados de sus respectivas parejas. Y compañeros, vecinos y amigos de los que siempre están ahí, al pie del cañón, y otros que se acercaron atraídos por la labor difusora del ayuntamiento y del periódico local, que como es de ley promocionan a quienes se interesan por la cultura propia —agradecimiento especial para Encarna, Raquel y Bernardo—. Y desde luego, fue un placer contar con la presencia de una estupenda guardia de honor a cargo de recreacionistas de Aliger Ferrum. Carlos y José aguantaron como auténticos hombres de armas el rato largo que nos pasamos charlando sobre valores caballerescos, formas de plantear la escritura de una novela, la historia épica de la Corona de Aragón, el pasado medieval de Alboraya…

Y como siempre, el Cuaderno Rojo arropando a la tropa. Un recuerdo especial para Fernando Ortega, el escritor valenciano autor de ese magnífico Hechizo de Caissa. Nuestras presentaciones coincidieron en día y hora, lo que nos obligó a repartirnos los asistentes y, lo peor de todo, me impidió acompañarle en un momento tan importante. Afortunadamente, tengo mi Hechizo firmadito y ya leído, así que aprovecho, mira por donde, para recomendar que leáis este interesante alegato de la vida en clave ajedrecística.

Ah, y en el facebook habrá más fotitos…

sábado, 16 de abril de 2011

Venganza de Sangre para Enrique Villuendas


Mi compañero de armas don Aznar Pardo, (alias Enrique Villuendas... ¿o era al revés?), mayordomo real y profe singular, disecciona la novela sin hacer ascos al grumoso desayuno de los almogávares en Villadeiglesias.

Abriendo caminos: Roa ataca de nuevo. Venganza de Sangre

Por cierto, os recomiendo sus recientes entradas sobre la peste negra.

miércoles, 13 de abril de 2011

Más presentaciones, más premios...

Estoy tan liado que no tengo ni tiempo para actualizar el blog. Queda pendiente la presentación del uno de abril en Alboraya, la entrega de los premios Hislibris el fin de semana siguiente, y aún ahora ando ya con la cabeza metida en el stand del Bibliocafé, en la Feria del Libro de Valencia, donde estaré este viernes 15 para firmar y lo que se tercie. Dejo un adelanto de mi Celedonio, ese estupendo premio que me traje a casa el viernes pasado tras ser galardonado como mejor autor de literatura histórica de 2010.


Os espero el viernes a las 19:00 en la Feria del Libro. Me voyyy...

domingo, 27 de marzo de 2011

La venganza llega a Alboraya

Presentación y firma de ejemplares de Venganza de Sangre. La cita es esta vez en Alboraya (Valencia), casa de la cultura. Además de contar con auténtica presencia medieval, el diputado en Cortes Vicente Ferrer ejercerá de conductor del acto. Y con un poco suerte, mi editor Óscar Sipán se apuntará a la cita.



Os espero este viernes uno de abril de 2011 a las 19:00 horas. La casa de cultura de Alboraya, José Peris Aragó, está en la calle del Mar, número 1.