Enlace a bio

Enlace a obras

martes, 27 de septiembre de 2016

LAS CADENAS DEL DESTINO, publicación en noviembre de 2016

Ilustración de portada de A. Colucci. Detalle


Llega el remate de la Trilogía Almohade, continuación de La loba de al-Ándalus y El ejército de Dios. Año 1195. Castilla ha caído en Alarcos y el califa almohade Yaqub al-Mansur avanza sobre Toledo. Los conquistadores africanos impondrán la conversión al islam más rígido o sembrarán la Península de cristianos crucificados y cabezas cortadas. Las fronteras se resquebrajan, las aldeas y los castillos se vacían, oleadas de refugiados huyen hacia el norte. Por si fuera poco, los reinos de León, Navarra y Aragón confabulan para repartirse los despojos del derrotado Alfonso VIII, así que este no encuentra otro remedio que negociar con los musulmanes…







9 comentarios:

  1. Qué buena pinta. Tanto Venganza de Sangre como las dos primeras novelas de esta trilogía me encantaron. Seguro que Las Cadenas del Destino también está genial ;-) Suerte!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Espero que Las cadenas sirvan para cerrar dignamente la trilogía. Se les pone un candado si hace falta.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Sebastián. Ya es noviembre jeje, qué día saldrá a la venta la novela? Se sabe con exactitud? Me encantaron las dos primeras y estoy deseando empezar con la última. Eres un artista. Sigue así. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes, Sebastián,

    He leído Casus Belli, El Caballero del Alba y recientemente me he hecho con la Venganza de Sangre y Las Cadenas del Destino. El tema de los que aconteció entre Alarcos y Las Navas, que creo es el periodo que relata este libro que recién he adquirido, me interesa particularmente. Durante bastante tiempo indagué sobre la historia de mis ancestros que participaron en ambas batallas (con desigual fortuna personal...) y que entre medio tuvieron una más que curiosa aventura (verídica, aunque más parece novelada) que les llevó a combatir contra los dos Alfonsos en Estella (en la Navarra de Sancho) sobre 1203-1204, pasar al bando musulmán en Valencia, rescatando a Pedro II de una cantada captura al borde de las murallas de la ciudad y marchando finalmente a Marrakech, a las órdenes de Al Nassir para finalmente formar en la caballería de López de Haro en Las Navas, siendo reconocidos sus méritos de guerra, tanto por el Conde Vizcaíno, como por parte del mismo Rey Castellano. Una historia bien documentada y respaldad por escritos mediavales y que puedo remitirte si te interesa.

    Un saludo, y mucha suerte con el libro! Pienso leerlo con interrés estas Navidades.

    Ortiz de Salcedo

    ResponderEliminar
  5. Ya lo leí. Realmente interesante. Sobre todo los prolegómenos. Muy bien enlazada la derrota de Alarcos con la presión que Alfonso sufrió durante el paréntesis hasta la de la victoria de las Navas. Me interesó especialmente la parte del combate final entre Almohades y Almorávides en Ifriqiyya. Esa fue supuestamente la batalla en la que combatieron los vizcaínos de Diego López de Haro (al lado de las tropas de Al Nasir) en tierras musulmanas y entre 1204 y 1206 según tenía registrado, y en la que cayera preso el Señor de Ayala, caballero principal de D. Diego, y hermano mayor de mi antepasado directo.

    ¡Qué pena que no narraras esa parte con todos sus protagonistas reales!

    Por lo demás, muy recomendable. Mantiene el interés a lo largo de todo el desarrollo, no sólo en la parte final, que es al fin, la razón primera de la novela, aunque no el objetivo como dejas claro.

    Mis felicitaciones por la obra, y aprovechando las fechas, también extensivas al año que comenzamos.

    Un saludo, Sebas.

    Iñigo.

    ResponderEliminar
  6. Hola. Estupendo que te haya gustado, gracias por hacerme llegar tus impresiones.

    Fuera ya del tema novelesco, desconocía casi todo ese episodio que citas; y es extraño porque, como supondrás, he consultado al respecto toda la documentación fiable a la que he podido acceder. Esos combates en 1203-1204 no sé cómo tomármelos. En principio, en esa época pudo haber trifulca en Estella, pero no contra «dos Alfonsos», puesto que el único que hubiera apoyado a Alfonso VIII era Pedro II, rey de Aragón desde finales del siglo anterior; y, además, el contencioso fue entre Alfonso VIII y Diego de Haro, sin que nadie más se inmiscuyera. En cuanto al sitio de Valencia, se trata de una noticia calificada de «muy dudosa» por Alvira Cabrer. Esa noticia habla de que ocurrió en octubre de 1203 y dice que Diego de Haro defendía la ciudad. Yo, más que dudosa, la considero increíble. No imagino a un cristiano defendiendo para los almohades una de las ciudades andalusíes más importantes del Sharq (ni ninguna otra, aunque fuera una aldea). Tampoco consta en el itinerario de Pedro II que cruzara la frontera sur en esa época, y mucho menos que se acercara a Valencia y protagonizara un hecho de armas que casi le cuesta la vida. Una cabalgada así, hasta la misma Valencia, habría quedado bien plasmada y habría supuesto una reacción almohade. Sin embargo, la mayor penetración de Pedro en territorios del Sharq tuvo lugar hacia 1210, en la campaña levantina por tierras de Ademuz, y fue convenientemente contestada por el ataque naval almohade a las costas catalanas, como es natural. Eso sí consta en las crónicas, tanto cristianas como musulmanas. Tampoco he leído en las crónicas traducidas por Huici Miranda que ningún cristiano sirviera a an-Nasir en la campaña de Ifriqiyya. Se me hace difícil que lucharan vizcaínos de Diego de Haro en la batalla de Ras-Tagra, porque esta tuvo lugar en 1205 y, en ese tiempo, Diego de Haro había vuelto al redil castellano desde su desnaturalización. En cualquier caso, mientras se mantuvo rebelde estuvo en tierras navarras y leonesas. Hasta ahí lo que dice la documentación. A los vizcaínos que servían a la casa de Haro no les faltaron en ese tiempo ocasiones para la épica, pero las hay documentadas y, sobre todo, más creíbles. Yo te diría que no te dejes llevar por todo lo que se cuenta sobre esa época, porque hay mucha fantasía. Si tuviéramos que hacer caso de los rumores, Sancho VII habría luchado en las cruzadas y se habría enrollado con una hermana de an-Nasir, así que...

    ResponderEliminar
  7. Hola Sebas: mi apellido (Marroquín) hace referencia a esa supuesta estancia del Vizcaíno en Marruecos. Mi antepasado directo Sancho Ortiz de (Ayala)-Salcedo, un noble vizcaíno, al servicio de Don Diego desde niño y que luchó en las Navas, recibió precisamente ese mote por haber caído preso en aquél país durante la embajada del de Begoña. Hay múltiples referencias a ese hecho y a los que te refiero en "Las Bienandanzas e Fortunas" de Lope García de Salazar (1476) entre otros autores. Puede que haya parte de leyenda y mucho de imaginación en lo que ese notable banderizo escribiera y con el que comparto el mismo ancestro...pero dudo que sea todo fruto de su imaginación. Si no conoces ese volumen...un referente en la historia de Vizcaya, te recomendaría lo leyeras.


    Un saludo,

    ResponderEliminar
  8. Del Libro XXI de Las Bienandanças e Fortunas (Lope García de Salazar, 1476)

    "Título de la casa e linaje de don Sancho Ortiz Marroquín, fijo de don Furtud Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala, donde suçeden los de Muñatones e Marroquines e Çumidianos e todos los otros del solar de Montermoso

    Contado ha la istoria de los Señores de la casa de Ayala cómo don Sancho Ortiz Marroquín fue fijo vastardo de don Furtud Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala, que lo ovo entre otras, estando viudo, en una donzella fija de Martín Sánchez de Santa Marina, en Salçedo, que era a la sazón uno de los mejores de Salçedo, que faze la terçia parte del monesterio de Güenes, e fue criado desde pequeño de don Diego López el Bueno, Señor de Vizcaya. E porque pasó con el a Marruecos quando lo airó el rey don Alonso, terçero d'este nonbre que reinava en Castilla, e lo dexó allá en rehenes con otros cavalleros suyos por las despensas que allá avía fecho, llamáronle Marroquín; e por esto fueron e son llamados algunos que d'él suçedieron e suçeden Marroquines. E por muchos serviçios que le fizo en toda su moçedad, espeçialmente en la batalla de Úbeda, que llaman de las Navas de Tolosa, diole los monesterios de Sant Julián de Musques e de Sant Román de Aerbena e la prebostad e peaje del puerto de Sant Martín, que son en Somorrostro, en tierra, cada año por III mil CC maravedís de moneda vieja, que valía cada maravedí diez dineros e cada dinero quinze sueldos e cada maravedí CLXXX pipones o burgaleses e la corona de Françia valía de aquellos maravedís siete e no más; e valía la fanega del trigo dos maravedís e medio, ca eran moneda gruesa, como preçio de maravedís de oro, por que lo serviese con su lança e con seis vallesteros, ca en aquel tienpo bien conpravan e pagavan los señores a los fijosdalgo, quánto más los Señores de Vizcaya, que avían sienpre contiendas con los reyes, sus señores, o lo más de sus tienpos, para él e para (915) // [Fol. 381 r., col. a] [sus] deçendientes con el dicho serviçio. Otrosí le dio por eredad las azeñas de la Puente e del Azenal e de Ontón e del valle de Trápaga."

    ResponderEliminar
  9. Sebastián:

    Sobre el hecho concreto del combate contra Castellanos y Leoneses (y otra interpretación sobre la desnaturalización del Vizcaíno, motivada por cuestiones de herencias de su hermana Urraca López, madrastra del Leonés), el refugio en Navarra, el paso del Señor de Vizcaya a la Valencia de los Almohades, y el supuesto combate, captura y liberación de Pedro II, encontré referencia en los Anales de la Corona de Aragón, que como sabes, escribió el Cronista Mayor del Reino, Jerónimo Zurita, en el siglo XVI. En concreto, está en el libro LIII.

    La referencia a la prisión de mi ancestro en Marruecos (que figura en los escudos heráldicos de alguna torre medieval de mi linaje y en mi propio escudo familiar, que luce un brazo engrilletado) la mencionan aparte de García de Salazar, Iñigo Vélez de Guevara y la han recogido otros escritores vizcaínos como Labayru.

    Espero que la información sea de tu interés.


    Un cordial saludo desde Ejea de los Caballeros.

    Iñigo

    ResponderEliminar